jueves, septiembre 11, 2014

Málmhaus (Metalhead. 2013)




Hera nació en el año en el que Black Sabbath publicó su primer LP: 1970.  Entonces nació también el heavy metal.  Durante su pubertad, su rockero hermano Baldur murió en un terrible accidente trabajando en la granja donde vivían con sus padres, en un remoto, solitario y opresivo paraje islandés.  La muerte de Baldur ocasionó una dolorosa ruptura en la familia, y empujó a Hera hacia una adolescencia tortuosa en la quiso asumir la identidad de su hermano, quien le heredó una buena colección metalera.  Pero la verdad es que Hera también podía sentir el escalofrío del metal en su cuerpo, ese súbito golpe de dopamina que da al escuchar un buen tema metalero.

Málmhaus es el título original de esta película islandesa del director Ragnar Bragason.  Un drama, lento a ratos, que relata la difícil adolescencia de una rockera islandesa (Thora Bjorg Helga) crecida en una recatada comunidad católica.  Musicalmente repasa muchas buenas bandas de la historia del metal desde finales de los 70, hasta principios de los 90, comenzando con el Sad wings of destiny de los Judas Priest, pasando por Symphony of destruction de Megadeth y hasta algunos temas del black metal nórdico.  Creo que en buena parte puede ser algo de la historia personal del director, quien en una entrevista relató su afición por el heavy metal y su colección de metal de los 80.
  

Una escena memorable: La transformación musical de Hera en el escenario, durante su primer concierto, con su tema que pasó del más oscuro black metal a una suerte de doom metal que hizo sacudir las cabezas de quienes lo escuchaban.


En resumen me parece una buena película, con una fotografía bien cuidada, una excelente dirección y una banda sonora con buen metal que estoy seguro disfrutarán los viejos rockeros.

Publicar un comentario