jueves, agosto 28, 2014

Cortazariana II. Blow-Up (Las babas del diablo)



Continuando con mi ejercicio Lecto-músico-fílmico sobre películas poco conocidas basadas en textos de Cortázar, sigo con Blow-Up de Michelangelo Antonioni, inspirada en el cuento Las babas del diablo, incluido en el libro Las armas secretas.

Robert Michel, el personaje de Cortázar es un traductor aficionado a la fotografía, quien mientras en su Remington realiza la traducción de un "tratado sobre recusaciones y recursos" de José Norberto Allende, nos va describiendo su amor por el arte de la fotografía y su estética de fotógrafo.  Un día, durante un paseo por París con su Contax en mano y como una especie de Paparazzo cortazariano, toma una imagen inesperada de una inusual pareja que termina por convertirse en su obsesión.  Las babas del diablo o "los hilos de la virgen" es un relato de ficciones en torno a una fotografía; es literatura hecha a partir de una foto; es la interpretación del artista (el fotógrafo) de la realidad, o sus muchas posibilidades, desde la imagen capturada, misma que Cortázar describe minuciosamente con detalles que nos hacen recrearla vivamente y construir nuestras propias historias



Blow-up, por desfortuna, simplica al personaje (y a la literatura), convirtiendo a Michel en Thomas un fotógrafo de modas, y a la historia en un thriller de misterio.  No obstante, Antonioni se preocupa por preservar uno de los rasgos característicos del relato: las interpretaciones de la realidad a partir de una imagen.  Pero lo que si hace muy bien el director es retratar la cultura inglesa (porque traslada el relato a Inglaterra) de finales de los 60, el mundillo de la moda y la dictadura de la imagen.  Las excelentes interpretaciones de David Hemmings y, la aún más bella por aquellos años, Vanessa Redgraves son también de destacar.

Sobre la película diría Antonioni:

“Cuando se utilizan ampliadoras [...] pueden verse cosas que probablemente el ojo desnudo no sería capaz de captar [...]. El fotógrafo de BLOW UP, que no es un filósofo, quiere ver las cosas más de cerca. Pero lo que sucede es que, al ampliarlas demasiado, el objeto se desintegra y desaparece. por lo tanto, hay un momento en que asimos la realidad, pero ese momento pasa. Este es en parte el significado de BLOW UP
Pero lo que verdaderamente conecta a esta película con mi ejercicio y tal vez lo más destacable, es la banda sonora de Herbie Hancock, con una alineación de lujo compuesta por Freddie Hubbard, Phil Woods, Joe Henderson y Ron Carter, entre otros, y participaciones de The Yardbirds, Jeff  Beck y Jimmy Page.  Considerado por muchos como uno de los mejores trabajos de Hancock de todos los tiempos y sin duda como su mejor contribución al cine.






Publicar un comentario