viernes, julio 19, 2013

La Migliore Offerta (2013)



La nueva película de Tornatore tal vez sea muchas películas en una, impecable, salvo el, a mi parecer, algo truculento y quizá predecible final.

La mejor oferta es una película sobre arte, expertos en arte, las subastas, los precios, los coleccionistas y los tramposos.

Es una película sobre los detalles, los pequeños detalles que construyen una relación; los pequeños detalles que permiten reconocer una copia de un original; los pequeños detalles que permiten reconstruir un autómata de Vaucanson.

Es sobre el amor que nace entre dos personas que no saben cómo amar, con sus cambios de ánimo y sus peleas. ¿Qué clase de amor resultaría entre una agorafóbica y un obsesivo detallista?, ¿se puede falsificar el amor?.

Pero tal vez lo mejor de la película sea el delicado cuidado con la fotografía y la música de Ennio Morricone, redondeados por las impecables actuaciones de Geoffrey Rush y la bella Sylvia Hoeks. 


Una escena memorable: La extraordinaria escena en la que Virgil se esconde para poder conocer a su temerosa diva -hermosa y "pálida como un grabado de Durero"- , cuando ella cree que ya no hay nadie en casa y camina semidesnuda mientras él la fisgonea escondido detrás de una escultura, mirando deseoso su sexo.



La sinopsis probablemente sea más simple: Virgil es un misántropo, obsesivo y excéntrico experto en arte y agente de subastas quien cede a la fascinación por Claire, una enigmática cliente afectada por una extraña enfermedad psicológica que le impide salir de casa y quien pretende negociar el patrimonio artístico heredado de sus padres.  Claire lo lleva poco a poco a romper su rigidez, al tiempo que Virgil pretende ayudarla con su afección, para envolverlo en una relación que cambiará para siempre la vida del flemático hombre de arte.






Publicar un comentario