domingo, abril 07, 2013

De Psicosis a Bates Motel (spoiler alert)

Esta historia de mi nuevo acercamiento a Psicosis comenzó con la película Hitchcock (2012) del director Sacha Gervasi, protagonizada por Anthony Hopkins, Helen Mirren y Scarlet Johanson.  Es una excelente comedia que ficciona la historia de la filmación de Psycho (Psicosis), que fuera la primera película de terror de Hitch (Hold the cock), y donde el director nos hace testigos de los problemas que enfrentó el genio del cine por la falta de apoyo de los grandes estudios, de sus obsesiones por la dirección y por sus rubias actrices.  Entretenida y bien actuada, la excelente actuación de Hopkins bien vale la película toda.



Pocos meses después Inti nos recomendó la recién iniciada, para entonces, serie Bates Motel de A&E. Tomé nota y la dejé pendiente hasta hace alrededor de una semana, que decidí bajar los tres episodios que lleva la serie.  Es una especie de "precuela" de la película, basada en los personajes del libro de Robert Bloch, en el que a su vez se inspiró Hitchcock para su película.  Los tres primeros episodios nos dejan ver una historia ambientada a estos inicios del siglo XXI, cuidada en los detalles y que intenta recrear la adolescencia de Norman Bates y los inicios de su Psicosis.  Recomendada desde ya.
 



Pero para aclarar mejor algunos elementos de la serie, era necesario ir al libro, entonces casi de un tiro me leí Psicosis de Robert Bloch, una novela corta que mantiene el suspenso en todo momento, escrita de forma sencilla y muy descriptiva.  Sus detalles casi cinematográficos me ayudaron a entender por qué Alfred Hitchcock la escogió para su película.







Luego de haber leído el libro y para poder completar el ciclo era imperativo revisitar el clásico.  Veinte años después las cosas se ven muy distintas, más aún habiendo disfrutado el libro.  Así, anoche me dispuse a completar los cabos de mi nuevo acercamiento a la historia y vi la película de Hitchcock.  Maravillado no me despegué de la pantalla del televisor durante ciento nueve minutos.  Los geniales juegos de cámara, las tomas, la fotografía, las luces.  Una obra maestra del cine.

Pero ahora, luego del libro, pude notar los ajustes a la historia del guión de Joseph Stephano, como los diez años que quitó a la muerte de la madre de Norman, creo que para ajustarlo a la juventud del actor Anthony Perkins a quien Hitchcock seleccionó por su tímida personalidad.  A propósito de la historia, y me perdonan el spoiler (creo que no hay traducción para este término en español), hoy me atrevería a hacerle una pequeña crítica al guión: desde mi opinión me parece que no queda claro en la película el trabajo de taxidermia que Norman le hizo a su madre. 




Para finalizar este comentario a Psycho referiré los tres niveles de conciencia, magistralmente retratados en la película en los tres niveles de la casa, a los que alude Slavoj Zizec en su documental The Pervert's guide to cinema y de los que Robert Bloch dice:

"Bates poseía entonces una personalidad múltiple, con tres facetas por lo menos. Era Norman, el niño que necesitaba a su madre y odiaba a cuanto se interpusiera entre ambos. Era Norma, la madre, cuya muerte no podía tolerar. Y el tercer aspecto podría ser llamado Normal, el adulto Norman Bates que debía llevar a cabo la diaria rutina de vivir, y ocultar al mundo la existencia de las otras personalidades. No eran entes completamente distintos, claro está. Cada uno de ellos contenía elementos del otro. El doctor Steiner lo denominó una «trinidad non sancta»."

Ahora quedan pendientes la segunda parte del libro de Bloch, sus cuentos y tal vez alguna de las secuelas cinematográficas.


Publicar un comentario