viernes, noviembre 23, 2012

La familia Jones (2009)



The Joneses es una de esas películas que normalmente no vería, pero ésta me llego un día tranquilo mientras hacía zapping.  Fue entonces que vi a Demi Moore y me quedé en el canal.

Los Jones, castellanizando el témino y devolviendo el plural al artículo, son una estereotípica familia, exitosa y cuasi perfecta, siempre a la moda y con lo último en toda clase artefactos y carros, viviendo en un vecindario de clase media alta.  Pero la gran verdad es que no son más que la cara visible de una compañía encargada de explotar la envidia y los deseos de consumo de todos aquellos con quienes los miembros de la familia se relacionan, con la única intención de que compren todo lo que esta "familia modelo" tiene.  Es una interesante crítica al consumo desmesurado y a los "caprichos de gente caprichosa" parafraseando a aquel indigente de la extraordinaria En construcción.

Lástima que la opera prima de Derrick Bort termine desvaneciéndose en una historia de amor y sueños incumplidos, luego que afloran las verdaderas personalidades de toda la familia, cansados de la impostura que obliga el trabajo con la "compañía".  Sin embargo, esta película bien vale la pena para un domingo en la tarde y, claro está, para ver de nuevo a Demi Moore.

miércoles, noviembre 21, 2012

El tema del miércoles: Sweet and lovely

Sólo para escuchar este estándar del jazz interpretado por nada más y nada menos que Thelonious Monk, acompañado por John Coltrane en el saxo:


domingo, noviembre 18, 2012

En esto creo. H, hijos, hemofilia



He aprendido que la mejor forma de comprender un tema, es acercarse a él desde distintas perspectivas, distintas visiones que enriquezcan nuestra forma de abordarlo y poder así lograr un mejor entendimiento y un conocimiento mayor.  Después de todo -dicen los neurocientíficos- nos hacemos más inteligentes cuando hacemos conexiones.  Entonces empecé a abordar el tema de la hemofilia, por un trabajo reciente que estoy haciendo, desde los referente de las artes, en particular la literatura y el cine. 

Así mi primera referencia literaria es la historia de Carlos Fuentes y su hijo Carlos Fuentes Lemus.  Carlos padre escribió una sentida historia sobre su hijo, ya desaparecido para entonces, en su libro En esto creo.  En el texto Hijos nos cuenta:
Carlos tuvo una infancia de dolores, pero muy pronto, de una manera más que intuitiva, como si su precocidad fuese un anticipo de la muerte y un acelerador de su vida creativa, concentró sus horas en el arte de las palabras, la música y las formas. A los cinco años de edad ganó el Premio Shankar de Dibujo Infantil otorgado en Nueva Delhi, India: sus maestros en la escuela primaria a la que Carlos asistía en Princeton enviaron sus obras iniciales, sin que él o nosotros lo supiésemos, al concurso. De allí en adelante, Carlos nunca abandonó el lápiz primero, el pincel en seguida y sus tempranas adoraciones artísticas nunca: Van Gogh y Egon Schiele. Lo recuerdo, durante un viaje de verano por Andalucía, exigiendo que el auto se detuviese a cada momento para fotografiar, admirar y a veces recoger girasoles, como si se llevase con él un cuadro del pintor holandés. Plantó semillas de girasol en el jardín de nuestra casa en la Universidad de Cambridge, pensamos que perecerían en el frío inglés, pero al regresar una primavera, florecían como dentro de un cuadro... Luego, en un notable salto al pasado, Carlos descubrió el arte preciso y luminoso del renacentista Giovanni Bellini y la formalidad expresiva del pintor japonés, Utamaru. Éste era su acervo pictórico.
La imagen empezó a ocupar el centro de la vida de Carlos. La imagen pictórica primero, en seguida la imagen literaria, al cabo la imagen fotográfica, inmóvil, y la cinematográfica, fluida. Fue como si entendiera que la imagen escapa a toda definición reductiva y abarca, en un acto casi amoroso, los sentidos visuales, auditivos, olfatorios, gustativos...
Carlos Fuentes Lemus, quien padecía de hemofilia A, fue en vida un reconocido fotógrafo.  Publicó el libro Retratos en el tiempo, donde textos de su padre acompañaron fotografías suyas tomadas entre 1988 y 1992 a personajes como Gabriel García Márquez, Juan Goytisolo, Carlos Saura, José Luis Cuevas, Susan Sontag, Salman Rushdie, Günter Grass, Lola Beltrán y Jacobo Borges.  Escribió además poesía y algunos de sus poemas fueron póstumamente reunidos en el libro La palabra sobrevive, de donde les dejo Fraternidad para terminar esta aproximación literaria de hoy a la hemofilia:

Fraternidad

Yo sólo sé que lo que me ha pasado a mi
le ha pasado peor
a otro hombre

Si tengo una herida en el dedo
es que hay un hombre
al que le cortaron la mano porque hambriento se robó una manzana

Cuando casi me muero desangrado
es que hubo un hombre
que murió desangrado
y ahora que mi boca me duele
alguien le saca a patadas los dientes a otro hombre
con la punta de sus botas

Mira subir la cosa
Pide prestada la prosa
La muerte asciende llena de abrojos
Arrastrando el desprecio
Bajo su corona de carbón

domingo, noviembre 11, 2012

Los olvidados de Ken Loach


The Angels' share traducido como La parte de los ángeles (en esta tierra de gracia decimos "pa los espítirus"), es el 2% de whisky que siempre se evapora de las barricas y el título de la última película de este director inglés siempre relacionado con temas sociales.

Guardando las distancias -refiriéndome al título de este atículo-, esta no tan terrible y tal vez esperanzadora película es sobre los olvidados escoceses.  Es la historia de un grupo de amigos de los barrios pobres de Glasgow forzados a pagar servicio comunitario por antiguas felonías.  Trata sobre la cultura y la vida en el barrio que los absorbe y atrapa, sobre la violencia heredada en la que los hijos están obligados a pelear con los enemigos de sus padres, en una "tradición" que debe repetirse por siempre.  Pero Robbie, luego de convertirse en padre, intenta hacer una vida distinta  con la ayuda de un comprensivo jefe quien lo inicia en la cata de whisky, donde descubre tener una nariz privilegiada.

Entonces la esperanza viene del whisky y de su habilidad innata para la cata.  Sin embargo, las maneras del barrio jamás lo abandonan y Robbie junto con sus tres amigos, deciden hacerse con algunas botellas de un antiguo molino de malta que subastará su más preciada producción.

Premiada por el gran jurado en Cannes, esta divertida película de Loach bien vale la pena para un domingo en la mañana.

miércoles, noviembre 07, 2012

El tema del miércoles: Since I've been loving you

Para hoy dejo este extraordinario cover de Corinne Bailey Rae, del que considero acaso el mejor tema de Led Zeppelin y uno de los mejores blues que he escuchado jamás:


martes, noviembre 06, 2012

Joint security area (2000)



@zentraedi  me recomendó esta película mientras hablábamos sobre cine coreano.  Me entusiasmó la trama que me contó, pero me dijo además que era de mi admirado Park Chan-wook por lo que tomé nota inmediatamente y la busqué apenas pude.

En la desmilitarizada zona de Corea las efectivos del norte y sur quedan frente a frente, es una franja establecida luego del armisticio de la guerra de Corea en 1953,  en el que se han desarrollado negociaciones entre las dos chinas (de acuerdo con Alicia Machado) y que es ahora utilizada para encuentros diplomáticos.  En este teatro bélico, el director de la trilogía de la venganza, desarrolla una historia que inicia como un thriller en el que se investiga la muerte de dos efectivos del norte en un complicado y extraño incidente, y que poco a poco a través de flashbacks nos va contando la delicada situación, la tensión y el conflicto entre el norte y el sur, para desembocar finalmente en una historia de amistad (a ratos medio infantil) entre cuatro soldados que deciden que la solidaridad y la amistad están por encima de los nacionalismos.

Es una película distinta al estilo de la posterior y chilena Mi mejor enemigo, de este director coreano que siempre nos regala un delicado manejo de cámara y diálogos bien cuidados.


sábado, noviembre 03, 2012

Not the Messiah (He's a Very Naughty Boy) (2010)



Eric Idle, el genio musical de los Monthy Python, escribió junto a John Du Prez este oratorio basados en el Mesías de Händel y La vida de Brian, y grabado en el Royal Albert Hall durante la celebración de los 40 años de los MP, en octubre del 2009.

Dividida en cinco partes y acompañada musicalmente por la orquesta sinfónica de la BBC, es una excelente comedia con apariciones de Michael Palin, Terry Jones y Terry Gilliam, en la que estos viejos Pythons reviven antiguas glorias del grupo con buena música clásica.

Así que si les gustan los musicales no pueden perderse este comiquísmo y muy bien ejecutado oratorio donde verán a todos los miembros de esta bandada de locos, con la obvias excepciones de John Cleese y el desaparecido Graham Chapman.