martes, octubre 30, 2012

La muerte de un escarabajo



El escarabajo luchaba patas arriba por tratar de incorporarse, lo vi batiendo sus patas mientras me alejaba caminando para no disminuir el ritmo.  Para la próxima vuelta lo ayudaré a poner sus patas en tierra, la belleza del verde tornasolado de su cubierta bien vale que le salve, pensé. 

En la siguiente vuelta me acerqué a paso acelerado pero llegué tarde, sólo quedaba su hermoso exoesqueleto verde manchado por el amarillo de sus entrañas.  Del perpetrador nada supe, no vi a nadie, y simplemente me alejé caminando para no disminuir el ritmo mientras pensaba en el escarabajo y su muerte definitiva, eterna. ¿Pensarán los escarabajos en la trascendencia?.  Quien sabe, pero después de todo ¿para qué querría trascender un escarabajo?

domingo, octubre 28, 2012

Sweet and lowdown (1999)



Me gusta acercarme al cine desde mis "filias" y temas favoritos, y esta película no es la excepción.  Sweet and lowdown (Dulce y melancólico) es una divertida y sabrosísima película escrita y dirigida por Woody Allen, y un gran homenaje al jazz, el swing y a quien (de acuerdo con el director) pudiera ser considerado uno de los más grandes guitarristas de jazz de todos los tiempos: Emmet Ray.

Allen ficciona la biografía de Ray -en los duros años 30- a través de fragmentos y entrevistas donde nos muestra lo que pudiera ser considerada como la vida de un ruinoso personaje, transformándola en un agradable relato que termina por hacernos identificar con ese egoísta fanfarrón interpretado impecablemente por Sean Penn.  Otras notables actuaciones como las de Samantha Morton (con un personaje que se me pareció al de Gelsomina en La strada de Fellini) y Uma Thurman, redondean este cálido homenaje musical, rubricado con la poco menos que sublime banda sonora, con alrededor de treinta temas que deleitarán a los amantes del jazz.

miércoles, octubre 24, 2012

The loneliness of the long distance runner



Hace algunos días conversaba con @soyvictorinox sobre películas de deportes y en particular sobre maratonistas y corredores.  Yo no recordé muchas pero inmediatamente apelé a mi única referencia musical sobre el tema: The Loneliness of the Long Distance Runner del álbum Somewhere in time de Iron Maiden.  Victorino recordaba vagamente la canción, así que portátil en mano "gugleamos" para escuchar el tema, fue así que me topé con el origen de la canción: una breve historia del mismo nombre escrita por Allan Sillitoe y publicada en 1959, así como el origen de este post, la adaptación cinematográfica guionada por el propio Sillitoe.

Se trata de la historia de Colin Smith, un muchacho nacido y crecido en los barrios obreros de Notingham con un talento nato para las carreras de largas distancias.  Luego de la muerte de su padre y por un robo menor, Colin es recluído en un reformatorio en el que es descubierto como maratonista por el director, quien  a su vez fuera antiguo corredor de largas distancias.  Así la película transcurre en dos tiempos mientras vamos descubriendo los recuerdos de la vida de Colin, cuando en su soledad entrena para la carrera que le puede dar la libertad y una eventual vida como corredor en las olimpiadas.   Colin, rebelde por naturaleza, ya finalizando la carrera decide que no quiere ganar.

Una película interesante que retrata la difícil vida de los obreros (blue-collar) ingleses y la "candidez" del sistema de reformatorios ingleses de la época.


sábado, octubre 20, 2012

Elefante blanco



Elefante blanco ó las tribulaciones de los hombres de fe, cuenta la historia de "villa virgen", un barrio muy pobre crecido alrededor de un edificio que en su momento (años 40 del siglo XX) se propuso ser el hospital más grande de América Latina.  Un elefante blanco como los tantos que existen a lo largo de toda latinoamérica.

El nuevo Federico Lupi, mejor conocido como Ricardo Darín, protagoniza esta película en la que encarna a un párroco villero que sufre y padece el día a día de la dura vida de la villa.  Es una vista de cerca de la gente más pobre de Buenos Aires y los problemas de un par de sacerdotes amigos, encargados de acompañar "espiritualmente" -porque más nada pueden hacer- a los habitantes de esta "favela" argentina.  La película es también un homenaje a Carlos Mugica, sacerdote luchador argentino a quien el director nos muestra como un guiño en un hilo alterno de la historia.

Técnicamente impecable, Pablo Trapero nos regala varias escenenas memorables como un largo travelling por las calles de la villa, luego de una lluvia que inundó todo;  la búsqueda del cadáver de Mario por parte de Nicolás (Jeremie Renier, parecido físicamente al padre Mugica), a través de los sinuosos laberintos de la villa;  y una difícil y bien lograda escena de la represión a los villeros cuando protestaban por el derecho a una mejor vivienda.

Nominada al Un Certain Regard del festival de Cannes, es una que no puede faltar de la filmografía de Trapero. Aunque hasta ahora me sigo quedando con Leonera.

domingo, octubre 14, 2012

Soylent Green



Soylent Green es una distopía (perdonen el término de moda) Malthusiana, en la que habiéndose agotado los recursos producto de la superpoblación, únicamente se producen alimentos de soya y plancton marino. O al menos eso es lo que creen los habitantes de una Nueva York parecida más bien a una ciudad medieval que a una futurista urbe.

Obligados a vivir en las ciudades, hacinados y apilados literalmente en pasillos y escaleras,  los habitantes de la gran manzana hacen colas los martes para recibir sus raciones de soylent, mientras van cayendo a cada lado los muertos que son inmediatamente dispuestos por el departamento de sanidad en camiones de basura.

Un Charlton Heston tal vez pasado en años para el papel, hace del duro detective encargado de investigar las misteriosas muertes de un grupo de personas entre las que se encuentra un importante y muy rico empresario encargado de la distribución de los soylent amarillo, rojo y green, quien había descubierto la terrible verdad de la fabricación del nuevo soylent greeen.  Así en una cierta atmósfera de cine negro, Robert Thorn ayudado por el sacrificio de su amigo Solomon Roth (Edward G. Robinson), también descubre que soylent green está hecho de ...

Dirigida por Richard Fleischer y adaptada por Stanley Greenberg de la novela de Harry Harrison, esta película es otra interesante para quienes nos gusta la ciencia ficción más allá de los efectos especiales y las fastuosas producciones.


martes, octubre 09, 2012

El cine, décima musa. Y agradecimiento




Gracias a Laura y Daniel, por conocerme.  Los amo


Publicado en 2011 por la Fundación Alejo Carpentier, el bello título del libro nos da entrada a una compilación de textos sobre cine escritos por Carpentier, y publicados en diarios de La Habana, Caracas y Ciudad de México, entre 1928 y 1979.  Con su escritura elegante y sabia nos cuenta, entre anécdotas y reseñas, de sus directores, actores y películas favoritas, paseándonos desde su admirado y amigo Eisenstein, Griffith, Murnau, Rodolfo Valentino y Greta Garbo; hasta su venerado Chaplin, Orson Welles, John Ford, Walt Disney, y el cine cubano post-revolucionario.  Es, en suma, la historia del cine de la primera mitad del siglo XX y un poco más, y si me lo permiten me atrevería a decir lo real maravilloso del cine. Otro imperdible para cinéfilos.

Para cerrar esta breve reseña, transcribo un fragmento que Carpentier toma de una entrevista que le hicieron a Orson Welles por allá en 1953:
"Creo en la muerte del cine.  Miren la energía desesperada con que tratan de reanimarlo: ayer por medio del color; hoy, con las tres dimensiones.  No le doy cuarenta años más de vida".
Por fortuna no hemos hecho la lápida en la que va este epitafio, pero mira que se empeñan en tallarla con el mismo cincel.