miércoles, junio 06, 2012

Ínsula mia

Cuentan que Ednodio Quintero tiene una isla.  Yo en cambio tengo una ínsula, que tampoco es movible ni fugitiva. Conectada por una puerta con los territorios circundantes, esta ínsula me contiene, pero aún así no quepo en ella por completo.


En esta breve ínsula tengo algunos libros, otras tantas películas, algo de ropa, una cama y algunos artilugios que me permiten ver el paso de los días.  Pero no quepo en ella, lo dije, así que debo invadir territorios cercanos para dejar algunas de mis cosas.  Seguramente por eso las gentes de los otros territorios creen tener la libertad de pasar por la puerta siempre abierta de mi ínsula.


En esta Barataria que solo yo gobierno, como, duermo, trabajo y a veces escribo.  Es en esta pacífica y plácida ínsula donde cada lunes me refugio empecinado en posponer el inicio de semana hasta el martes. Y es desde aquí que escribo este breve texto que sólo tiene por objeto decir que a diferencia de Ednodio Quintero, yo tengo una ínsula, mia.