domingo, marzo 25, 2012

Aprender a leer de nuevo




Mentí. Jamás leí aquel último post tuyo, al menos no completo. Ahora, con este aparatito que me permite descargar directamente las subscripciones, lo leo, y tal vez me descubro como personaje de ese breve cuento que me gusta mucho. Este pequeño aparato que reconozco tardé en comprar y del que ahora difícilmente me aparto. Este artilugio que admito ahora como necesario para cualquiera que se precie de lector y del que sólo me resta acostumbrarme a leer por pocentaje y no por número de páginas.

Ya tengo algunos clásicos para releer y otros tantos, clásicos o no, jamás leídos. De momento sigo actualizándome con los blogs amigos pendientes, mientras avanza la barrita de porcentaje de El sueño del celta y de Espérame en Siberia vida mia.