martes, octubre 30, 2012

La muerte de un escarabajo



El escarabajo luchaba patas arriba por tratar de incorporarse, lo vi batiendo sus patas mientras me alejaba caminando para no disminuir el ritmo.  Para la próxima vuelta lo ayudaré a poner sus patas en tierra, la belleza del verde tornasolado de su cubierta bien vale que le salve, pensé. 

En la siguiente vuelta me acerqué a paso acelerado pero llegué tarde, sólo quedaba su hermoso exoesqueleto verde manchado por el amarillo de sus entrañas.  Del perpetrador nada supe, no vi a nadie, y simplemente me alejé caminando para no disminuir el ritmo mientras pensaba en el escarabajo y su muerte definitiva, eterna. ¿Pensarán los escarabajos en la trascendencia?.  Quien sabe, pero después de todo ¿para qué querría trascender un escarabajo?

Publicar un comentario