viernes, septiembre 14, 2012

Mátenme porque me muero



Cerelaque por fin compró su kindle luego de quedar convencido por mi prédica evangelizadora,  así que como lógica consecuencia le debía una visita para jurungar el aparatico y copiarle la biblioteca que he ido acumulando hasta ahora.  Ayer, llegado a su casa conversamos sobre la comodidad de la lectura electrónica y de su nuevo evangelio que ya consiguió otra adepta en su tía, configuramos el calibre, los correos y procedimos a copiar los hasta ahora 13 Gb de libros.  Por supuesto que lo primero que Cerelaque quiso copiar a la biblioteca del calibre, y que fue uno de los puntos fuertes para terminar de convencerlo de comprar el kindle, fue la carpeta de Enrique Jardiel Poncela.  Recuerdo que le dije que por fin había podido "hojear" la escurridiza Espérame en Siberia, vida mía gracias al kindle.

Pues bien, resulta que esta mañana el azar concurrente que siempre aparece con la única condición de que uno esté atento y consciente, me condujo por medio del zapping a la recién iniciada Mátenme porque me muero en la que me quedé luego de ver aparecer a La Tongolele y Tin Tán.  Inmediatamente me llamaron la atención los diálogos y la voz españoleta del narrador en off por lo que me senté en la computadora de mi ínsula y "gugleé" (debería la academia convertirla en verbo) el nombre de la película para encontrarme con la gratísima sorpresa de que es una adaptación de Espérame en Siberia, vida mía.  De la película sólo diré que es una sucesión de alocadas situaciones muy propias de Jardiel Poncela y que me mantuvo pegado al TV, riéndome las más veces, hasta que terminó.

Del libro, pues aún lo hojeo voy en el 55 por ciento y quedan más de 200 páginas.




Publicar un comentario