viernes, febrero 11, 2011

Reseña de Impreso en la retina




Primera reseña oficial:

Gabriel Jiménez Emán
Impreso en la retina. Crónicas de un adicto fílmico
Ediciones UNEY. 2010. 94 páginas



El séptimo arte es mucho más que efectos especiales, dramas románticos edulcorados y rostros y cuerpos hermosos. Es un complejo entramado en el que se combinan guión, actuación, dirección, producción, edición, además de tantos otros elementos que seguro escapan a nuestro texto y que resultan en un hermoso arte de imágenes y planos que superponen y se suceden.

Escritor y habitante de mundos fantásticos, Gabriel Jiménez Emán en esta oportunidad nos habla del séptimo arte sin la pretensión de un crítico de cine, pero con la emoción y el desenfado de un adicto al cinematógrafo. En Impreso en la retina, el autor relata su acercamiento a la gran pantalla y su particular experiencia con los libros y el cine. Este texto, bellamente diseñado e ilustrado, se divide en tres partes, la primera dedicada a la literatura y el cine, seguida de otras dos donde el autor va del cine fantástico y de efectos especiales, hasta el cine de directores clásicos como Kubrick, Hitchcock y Almodóvar, pasando por otros directores y películas igual considerados entrañables por el autor.

Explorando temas como la fantasía, las pasiones, la violencia y los héroes en el cine, con la erudición que caracteriza a Gabriel Jiménez Emán, Impreso en la retina es desde ya un libro imprescindible para amantes del séptimo arte.