domingo, octubre 04, 2009

Leer a Pamuk


Orhan Pamuk


Cuando lo pensé, este post me parecía bueno, ahora no estoy tan seguro. De cualquier manera voy a escribirlo para que no siga dando vueltas en mi cabeza:

Me acerqué a otros colores de Orhan Pamuk con lentitud. Aún después de haberlo comprado sin siquiera dudarlo, comencé leyendo algunos de sus cuentos, otros tantos ensayos, pero no me enganchaba. Hasta que un día decidí abrir el índice alfabético y navegar por sus temas. En orden caótico (pero transcrito alfabéticamente) me he interesado hasta ahora por: Atartürk; Bekir, cocinero; belleza; Bloom, Harold; bollos sin olor; Bowles, Paul: El cielo protector; Burton, Robert: Anatomía de la melancolía; Casa del hombre sin nadie; Castro, Fidel; crueldad de Nabokov; Los hermanos Karamazov; Elogio del infierno; esquizofrenia cultural; felicidad; felicidad íntima; Gould, Glenn; Guevara, Ernesto Che; imaginación y soledad; jenízaros; literatura como medicina; miedo a la muerte; miedo de la belleza; nacionalismo; odio; padre freudiano; paneslavismo; paraíso; placer; Salazar Bondy, Sebastián; silencio; tercer mundo; Tiziano; tristeza; Vargas Llosa, Mario; vergüenza.

Seguiré leyendo otros colores desde sus temas, ahora si enganchado absolutamente a sus páginas. Les transcribo un fragmento de lo que encontré al buscar "felicidad íntima":

"3. Otra cosa que convierte a la lectura en una tarea agradable es la ilusión que nos da de ser profundos. Cuando leemos hay parte de nuestra mente que no se entrega al texto que estamos leyendo sino que nos felicita continuamente recordándonos lo profundo y lo inteligente que es lo que estamos haciendo, o sea, leer. Proust ha expuesto muy bien cómo una parte de nuestro espíritu atiende, más que al libro que estamos leyendo, a la luz que da en el libro o en la mesa que estamos sentados, al jardín en que nos encontramos o al paisaje que se ve. En esa atención también hay algo que nos felicita por nuestra soledad, por cómo funciona nuestra imaginación, por ser más "profundos" que quienes no leen. Comprendo, siempre y cuando no exagere, que un lector se felicite por la opción que ha elegido, pero no me gusta que nadie se vanaglorie de ello."

Orhan Pamuk. Otros Colores. Pág 134. Literatura Mondadori. 2008.