jueves, agosto 06, 2009

Homo virtualis


Chema Madoz

Y es que de pronto, al encender el computador y abrir el navegador, te miras y te das cuenta de que eres tú, que es tu familia pero otra familia, con otras gentes, con otros rostros que no reconoces pero ves el tuyo y lo reconoces, no hay duda. Te levantas y miras al espejo, pero el espejo nada dice sólo te muestra reproducido en tu abominable reflejo, como en esas fotos que te robaron el alma y la llevaron a otra parte, ¿pero dónde?. Basta, basta. Son sólo vainas del facebook.

Publicar un comentario