lunes, mayo 26, 2008

Barquisimeto-Megadeth, Megadeth-Barquisimeto



Si mi historia con el heavy metal inició con el disco live evil de Black Sabbath, por allá por los tempranos años 80, a lo mejor la de Daniel comience con Megadeth y su primer concierto. Amanecerá y veremos como dice Tecnorrante. Al menos ya aprendió a hacer el malocchio. Yeah!!

sábado, mayo 24, 2008

Anarella vida mia




Hace unos días una amiga, quien por primera vez pasaba por aquí y fue capaz de leer desde el inicio, me preguntaba por todas las mujeres del blog. Le he dicho que algunas son solo inventos, excusas tal vez, algunas fantasmas melodiosos, otras divas de celuloide o diosas de bytes o papel kodak en el mejor de los casos, distantes, inasibles todas. Fue así que esta mañana viendo en un programa a la siempre hermosa Anarella Bono, de pronto comencé a imaginarla en cosas de casa, el mercado, al despertar y recordé las palabras de mi tía Elena: viví con ella. Entonces cambié de canal inmediatamente y exclamé: ¡Anarella vida mia!.

Les dejo algunos textos en predicado en los que seguramente encontrarán a algunos fantasmas de mi corazón:

Textos de El Gaviero

miércoles, mayo 21, 2008

One day...



Melody Gardot comenzó a cantar casi por azar y por fortuna para nosotros. Luego de un terrible accidente a los 19 años (actualmente tiene 22), su fisiatra le recomendó comenzar a componer y cantar para que (según su teoría) mejorase su daño cerebral. Melody hizo su primer experimento, aún en cama, llamado Some Lessons the Bedroom Sessions convirtiéndose inmediatamente en todo un suceso musical. Según leí aún camina con dificultad y debe proteger sus ojos con lentes oscuros pero habiendo mejorado con su terapia musical grabó el sencillamente extraordinario Worrisome heart, un disco con 11 piezas sin desperdicio alguno. Les dejo el video del tema que titula el disco, mientras canto el que más me gusta: One day you will be mine/The clouds will part the sun will shine/One day you will be mine...

domingo, mayo 18, 2008

Otra vez el balón



La venganza es un plato que se come frío, de eso no me cabe duda. En especial en el fútbol. Ayer tuve la fortuna de disfrutar la victoria de nuestro equipo, frente a un rival que siempre entra henchido de soberbia al campo. Habíamos perdido un partido con ellos por el injusto e inmisericorde marcador de 1-0, una torpeza de la defensa a falta de diez minutos del final les regaló la victoria en esa oportunidad. Pero la providencia nos premió con la revancha en una suerte de cuadrangular inventado por la liga para terminar la temporada y esta vez el fútbol fue de nosotros. Daniel estuvo bien en todo el partido, tres tiros al arco, uno de zurda que salió acariciando el palo izquierdo y un tiro libre y un remate de derecha hábilmente detenidos por el arquero contrario. Pero el momento de la venganza finalmente llegó a cinco minutos del final en un penal magistralmente cobrado por Daniel, a donde el mismísimo Dios no hubiese podido atajarla, a media altura y ceñido al palo derecho. Daniel besó la camiseta y se acercó, henchido de victoria él esta vez, a la furibunda banca contraria. Allí acabó el partido. Yo salí del campo orgulloso, satisfecho.

Hoy sigo de celebración y qué mejor que con tres cuentos sobre fútbol: Tito nunca más de Mempo Giardinelli, Bubba de Roberto Bolaño y El penal más largo del mundo de Osvaldo Soriano.

P.D.: En honor a la verdad debo decir que también leía el texto El Barça del desencuentro, de Vázquez Montalbán

martes, mayo 13, 2008

My blueberry nights



Las rupturas jamás son cosa fácil. Wong Kar Wai dirige, produce y co-escribe esta película de rupturas y búsquedas. Utilizando muchos de los extraordinarios elementos fotográficos que ya nos mostró en la no menos extraordinaria 2046, nos cuenta de Elizabeth (Norah Jones, quien ya hace tiempo me gusta como cantante) quien inicia un viaje tratando de reencontrarse o reinventarse, luego de una dolorosa ruptura (otros intentamos viajes a nuestro interior). Su viaje inicia en un café al que Beth acude cada noche a comer pastel de arándanos (blueberry) y esperando a que su novio vaya a buscar las llaves que ella ha dejado (junto a muchas otras llaves que esperan un regreso) con Jeremy (Jude Law) el encargado del café. En su viaje Elizabeth conoce a otros con otras rupturas, con otros dolores, un atormentado policía (David Strathaim) y su ex-mujer (la hermosísima Rachel Weisz) y la perdida pero encantadora Leslie(Natalie Portman), adicta al juego. Elizabeth quien ha mantenido contacto con Jeremy por cartas y postales, vuelve luego de un tiempo al café, donde inició su búsqueda, por otro pastel de arándanos y a iniciar tal vez una relación con Jeremy. La banda sonora nada menos que de Ry Cooder completa esta película que compite este año en Cannes por la palma de Oro.

Dirección y producción: Wong Kar Wai
Guión: Wong Kar Wai, Lawrence Block
País: Estados Unidos
Año: 2007.
Duración: 90 min.
Género: Drama. Romance
Interpretación: Norah Jones (Elizabeth), Jude Law (Jeremy), David Strathairn (Arnie), Rachel Weisz (Sue Lynne), Natalie Portman (Leslie)
Dirección de foografía: Darius Khondji
Montaje: William Chang
Música: Ry Cooder
Vestuario: William Chang, Sharon Globerson

domingo, mayo 11, 2008

Cambios


El turco y el gorrino

Quienes me conocen de cerca saben que la cocina no es precisamente mi fuerte (esto último es todo un eufemismo). Pero es cierto también que nunca he estado cerrado a la posibilidad de desarrollar esa inteligencia culinaria que tanta falta nos hace en ocasiones. Teniendo la oportunidad de hacerlo nada más y nada menos que en la UNEY, puse manos a la olla y comencé con el curso de cocina Pariana, en el que durante dos días pudimos degustar los cuatro sabores emblemáticos de esa cocina: coco, curry, jengibre y cacao. Puesto que la cosa era poniendo manos a la olla me tocó el primer día hacer el, muy celebrado por demás, Puachick. Les describo brevemente la forma de preparación de estos frijoles blancos: remojar los frijoles en la noche con un punto de bicarbonato. Cocinar en leche de coco con unas dos ramas completas canela, unos cuatro granitos de pimienta de jamaica o guayabita (all spice), una cebolla y cuatro clavos.
Al ablandar poner papelón (ese día no lo usamos), punto de chocolate (utilizamos un sabrosísimo chocolate Pariano 70% cacao), sal y pimienta.
Elgre me felicitó y me dijo que si me aplicaba, le di las gracias y le dije además que únicamente había utilizado el ingrediente especial de mi mamá y por el que tanto adoro sus caraotas: Amor.