domingo, mayo 11, 2008

Cambios


El turco y el gorrino

Quienes me conocen de cerca saben que la cocina no es precisamente mi fuerte (esto último es todo un eufemismo). Pero es cierto también que nunca he estado cerrado a la posibilidad de desarrollar esa inteligencia culinaria que tanta falta nos hace en ocasiones. Teniendo la oportunidad de hacerlo nada más y nada menos que en la UNEY, puse manos a la olla y comencé con el curso de cocina Pariana, en el que durante dos días pudimos degustar los cuatro sabores emblemáticos de esa cocina: coco, curry, jengibre y cacao. Puesto que la cosa era poniendo manos a la olla me tocó el primer día hacer el, muy celebrado por demás, Puachick. Les describo brevemente la forma de preparación de estos frijoles blancos: remojar los frijoles en la noche con un punto de bicarbonato. Cocinar en leche de coco con unas dos ramas completas canela, unos cuatro granitos de pimienta de jamaica o guayabita (all spice), una cebolla y cuatro clavos.
Al ablandar poner papelón (ese día no lo usamos), punto de chocolate (utilizamos un sabrosísimo chocolate Pariano 70% cacao), sal y pimienta.
Elgre me felicitó y me dijo que si me aplicaba, le di las gracias y le dije además que únicamente había utilizado el ingrediente especial de mi mamá y por el que tanto adoro sus caraotas: Amor.

Publicar un comentario