lunes, enero 29, 2007

De fútbol de nuevo


Arquero - Roger Mayne

Aunque el Barça volvió a ganar y está de primero en la tabla de posiciones, sigue deslucido, perdido a ratos, flojo. No así Daniel que volvió a sus amadas canchas ya recuperado de su lesión, marcó dos goles, casi tres es justo decir, y mostró su bonito fútbol.

viernes, enero 26, 2007

La melancolía de Pamuk


Cenizas - Edvard Munch

Orhan Pamuk en su más reciente y bello libro "Estambul. Ciudad y recuerdos" escribe acerca de la diferencia entre la melancolía y la amargura, define a la primera como un sentimiento individual y a la segunda otro un sentimiento compartido "algo que afecta a una cultura, a un entorno y aun sentimiento en los que viven inmersas millones de personas". Pero a diferencia de Pamuk no es la amargura por la ciudad perdida lo que me interesa sino la melancolía. No hablo "las frías salas de lectura de las bibliotecas; de los fotógrafos callejeros; del hedor a mal aliento del cine de techos dorados en tiempos famoso y ahora convertido en sala porno por cuya puerta entran hombres avergonzados; de las mujeres jóvenes que hacen cola a la puerta de las carnicerías para comprar carne barata; de los niños pequeños que intentar vender en la calle un paquete de pañuelos de papel al primero que se les ponga por delante; de las cantantes de tercera y de primera que en los cabarets imitan a las divas americanas y las estrelas pop local; de los estudiantes hastiados en interminables clases de inglés en las que en seis años naie aprende a decir otra cosa que no sea "yes" o "no"; de las madres jóvenes que caminan a duras penas por la calle tirando de tres niños...". No me refiero a esa emoción quizás compartida por muchos de nosotros, acaso nuestra amargura. Hablo de la melancolía, la melan kole de los tiempos de Aristóteles, esa bilis negra que para mi es el alimento de mi perro negro.

martes, enero 23, 2007

¿Nos calentamos o no?



Mientras muchos niegan rotundamente que el calentamiento global sea un hecho y mucho menos que se derive de la emisión de gases de la industria ni otras actividades, muchos otros como el Instituto Goddard de la Nasa alertan sobre el cambio climático y el calentamiento global. Otros como el Ministerio de Finanzas del Reino Unido (The Treasury) encargaron un informe a Nicholas Stern, antiguo vice presidente del banco mundial, acerca del impacto del cambio climático sobre la economía, por sus conclusiones parece que la cosa no es juego. El informa menciona cosas como:
Utilizando los resultados de modelos económicos formales, la Revisión ha calculado que, de permanecer inactivos, el coste y riesgo total del cambio climático equivaldrá a la pérdida de un mínimo del 5% anual del PIB global, de ahora en adelante. Teniendo en cuenta una gama de riesgos y consecuencias más amplios, los cálculos de los daños que se producirían aumentarían a un mínimo del 20% del PIB.

Por el contrario, el coste de la adopción de medidas – reducción de las emisiones de gases invernadero para evitar las peores consecuencias del cambio climático puede limitarse al 1%, aproximadamente, del PIB global cada año.

Ojalá no estemos sufriendo del síndrome de "la rana hervida"

Más aquí:
Informe Stern (Inglés)
Página cambio climático
An inconvenient truth (La nueva campaña de Al Gore)

domingo, enero 21, 2007

Round midnight



A esta película llegué gracias a Herbie Hancock quien además de actuar, recibió un Oscar por la banda sonora de esta joya compuesta por algunas piezas suyas y otros clásicos del jazz. Esta película es puro jazz, jazz visual, jazz actuado. Es la historia de Dale Turner (personaje basado en la vida del gran Lester Young) quien vive en el jazz y en su tristeza. Turner es interpretado por el gran saxofonista Dexter Gordon, quien no solo nos deleita con extrordinarias interpretaciones si no que demuestra sus dotes para la actuación al punto de ganar una nominación para el Oscar como mejor actor. El director Bertrand Tavernier logra captar el jazz y su esencia y lo pone magistralmente frente a la cámara regalándonos escenas extraordinarias a los amantes del jazz. Cuenta además con participaciones de otros grandes músicos como el trompetista Chet Baker, el saxofonista Wane Shorter, el bajista Ron Carter y el guitarrista John McLaughlin entre otros.

Dirección: Bertrand Tavernier
País: Francia
Año: 1986
Duración: 125 min
Género: Drama
Interpretación: Dexter Gordon (Dale Turner), Francois Cluzet (Francis Borler), Gabrielle Haker (Berangere), Sandra Reaves-Phillips (Buttercup), Herbie Hancock (Eddie Wayne), John Berry (Ben), Martin Scorsese (Goodley), Philippe Noiret (Redon)
Guión: Bertrand Tavernier y David Rayfiel
Producción: Irwin Winkler
Música: Herbie Hancock

sábado, enero 20, 2007

Del reggaeton y otros demonios


Yolanda reflexiva

Hace unos días le hablaba a Yolanda y le decía, luego de que ella me manifestara su escándalo por algunas canciones de reggeaton, que no importaba que los niños(nuestros hijos) las escucharan. Claro que el problema está en que no se convierta en la única fuente musical, que no sea lo único que escuchen. En el caso de mis hijos así como les permito (mientras yo aguanto) escuchar el reggaeton, a cambio ellos tienen que escuchar toda la música que pasa por mis manos. Fue así que descubrí que a Daniel entre otras cosas le gustan Kevin Johansen, Chano Domínguez y el Florentino y el Diablo del Ensamble Gurrufío; a Laura por su parte le gustan Ken Vandermark y Fito Páez. Creo que es esa la única manera en que puedan ampliar sus gustos musicales. Sin embargo creo que el mercado musical no piensa igual.
Ahora bien ¿es el reggaeton una expresión musical popular? y ¿qué pasa con las otras expresiones musicales populares?. Yo pienso que es una expresión musical banal y simplista, con un contenido reducido únicamente al aspecto sexual. Acaso tendrá algo que ver con lo que Ortega y Gasset decía en su libro La rebelión de las masas, analizando la cultura española de inicios del siglo XX y prefigurando la cultura que se avecinaba:
«Lo característico del momento es que el alma vulgar, sabiéndose vulgar, tiene el denuedo de afirmar el derecho de la vulgaridad y lo impone dondequiera» (IV, pág. 148). Es la rebelión del hombre-masa, el hombre caracterizado por «la libre expansión de sus deseos vitales», la «radical ingratitud hacia cuanto ha hecho posible la facilidad de su existencia», la decisión de «no apelar de sí mismo a ninguna instancia superior», el sentirse perfecto, el procedimiento de la violencia y de la acción directa.

Quizás sea un ejercicio de ese derecho a la vulgaridad, una rebelión contra la cultura aburguesada. Sin embargo recuerdo las palabras de un amigo quien hace años me decía: "¿Por qué el vallenato pega tan rápido?, porque tiene letras de las cosas cotidianas y son letras sencillas que a la primera vez de escuchar ya te las has aprendido". Entonces pienso que nos es solo culpa del mercado, sino de la manera como hemos hecho más difícil de alcanzar otras formas de cultura.
Volviendo específicamente al reggaeton comparto la preocupación de Leonardo Padura quien en su bello artículo La educación sentimental dice:
El reggeatón expresa pues una forma de ver el mundo y como tal hay que aceptarlo, incluso cuando habla de la diabla que se pone en cuatro (ya se sabe para qué) y hasta practica la chupada del pirulí y otras piruetas sexuales. Su simplicidad rítmica (y no se me acuse de estar "fuera de onda", léase una partitura del género, si es que existen) y la bastedad y por momentos sordidez de sus textos (tampoco se me puede catalogar de puritano, solo hay que oír el reggeatón que habla del culito, ¿de la diabla?) es reflejo de la simplicidad, bastedad y sordidez de los días que corren. El reggeatón no surgió de la nada ni se ha impuesto en el gusto masivo de adolescentes y jóvenes por arte de magia, sino que es una emanación de estos tiempos, capaz de ofrecerles algo que ellos necesitan, casi se diría que exigen. Estos son hechos y oponerse a aceptarlos sí es una postura retrógrada.

Lo que me duele del reggeatón y sus letras no es tanto lo que provocan ahora entre sus consumidores, sino y sobre todo lo que dejarán en ellos como sedimento cultural, sensorial, afectivo, como sustancia para la evocación cuando los tiempos de hoy ya sean los de ayer.

miércoles, enero 17, 2007

Caldo Serratiano



Tecnorrante tuvo a bien regalarme, luego de una degustación que terminó en borrachera, una copia de la guía exceso de vinos 2007 donde hace unos días me topé casi por casualidad con un vino producido por Serrat. Desde el año 1998 Serrat junto a sus amigos Antonio Casado y Alejandro Marsol ha incursionado en la producción de vinos. La bodega de nombre Mas Perinet produce el blanco Clos María (llamado así en honor a la hija de Serrat) y el tinto Gotia elaborados bajo la denominación de origen Montsant y los tintos Perinet y Perinet Plus bajo la denominación de origen controlada Priorat. A propósito de sus vinos Serrat nos dice:
"Cap vino és gran cosa / si aquell que se'l beu no hi posa / somnis, sensibilitat / fantasies i amistat / sentiments i sensacions / esperances i emocions / per fer-ne d’aquest moment / tot un esdeveniment".

(Ningún vino es gran cosa si aquel que lo bebe no pone sueños, sensibilidad, fantasías y amistad, sentimientos y sensaciones, esperanzas y emociones, para hacer de ese momento todo un acontecimiento).

martes, enero 16, 2007

Reminiscencia de mi mismo


Gigante de Paruro - Martín Chambi

Este post es más bien una memoria del Encuentro, estuvo guardado como borrador por casi dos meses, pero ni modo, ahí va:
No nos conocemos, es cierto. Me refiero a nuestras raíces. Para quienes somos hijos de esta tierra de gracia y en nuestro árbol genealógico hay sangre indígena yo diría que es casi una vergüenza. Claro está que muchos hasta denigran de las culturas aborígenes por considerarlas "inferiores" o simplemente les importa poco o no aprendieron a apreciarlas. ¿Pero acaso hay alguna cultura mejor que otra?. Yo pienso que no pero realmente este post no tiene espacio suficiente para esa discusión.
El asunto es que durante los días del encuentro sentí vergüenza de mi mismo por desconocer buena parte de la cultura y costumbres (no solo venezolanas) sino de la América toda. Gracias al evento pude encontrarme con buena parte de nuestra historia. Así conocí a los Kichwa Otavalo y pude acercarme más a los mexicanos a través de su cocina y gracias a Yuri de Gortari y Edmundo Escamilla. Por supuesto que continué y me fui a los libros y a la internet y redescubrí La raza cósmica de Vasconcelos y conocí el sitio Pensamiento y Cultura de Nuestra América.
No obstante la vergüenza continua.

P.D.: Martín tenía razón. La fotografía de Chambi era de este post