jueves, junio 14, 2007

Desarraigo



Hace unos días le escribí al compadre y le comentaba algo sobre el "experimento general de desarraigo" con el que describe Eugenio Trías a la cultura europea actual, mismo que descubrí mientras ojeaba sus conversaciones con Rafael Argullol en El cansancio de occidente (Barcelona: Ediciones Destino, S.A., 1993). A lo que el compadre me respondió (espero que me perdone la intervención del texto para suavizarlo):

Nosotros aquí en Venezuela padecemos de lo mismo mi compa no queremos y rechazamos el pasado porque lo consideramos “subdesarrollado” porque lo único que nos han presentado como importante es la técnica y el “progreso tecnológico” del presente, como si acaso este no fuera consecuencia de todo lo anterior y como si fuera la única dimensión humana posible. Rompemos radicalmente con las raíces y nos quedamos con este nuevo progreso con este presente promisor de comodidad y dicha instantánea. Nos hemos dejado encantar por modelos que se nos han presentado como superiores y hemos sido llevados, mansa y apaciblemente, por todos los caminos: educación, música, literatura, cine y muchos otros, hacia otros senderos que nos alejan de nuestra propia cultura y nos pretenden encasillar dentro de una “cultura universal” dominada por el mercado y la tecnología. Compadre nos han castrado desde la propia escuela nuestro pensamiento crítico, nuestra capacidad de discernimiento. Hasta nos han prohibido -veladamente- la pluralidad de culturas presentándonos una vitrina donde podemos ver, hasta tal vez reconocer, pero no valorar otras culturas (incluyendo la nuestra) y otras formas de conocimiento. Estamos jodidos compadre, por este camino estamos jodidos.

Leí la respuesta varias veces, cerré el correo y me puse a jugar con el rockyou y algunas fotos nuestras.
Publicar un comentario