martes, enero 16, 2007

Reminiscencia de mi mismo


Gigante de Paruro - Martín Chambi

Este post es más bien una memoria del Encuentro, estuvo guardado como borrador por casi dos meses, pero ni modo, ahí va:
No nos conocemos, es cierto. Me refiero a nuestras raíces. Para quienes somos hijos de esta tierra de gracia y en nuestro árbol genealógico hay sangre indígena yo diría que es casi una vergüenza. Claro está que muchos hasta denigran de las culturas aborígenes por considerarlas "inferiores" o simplemente les importa poco o no aprendieron a apreciarlas. ¿Pero acaso hay alguna cultura mejor que otra?. Yo pienso que no pero realmente este post no tiene espacio suficiente para esa discusión.
El asunto es que durante los días del encuentro sentí vergüenza de mi mismo por desconocer buena parte de la cultura y costumbres (no solo venezolanas) sino de la América toda. Gracias al evento pude encontrarme con buena parte de nuestra historia. Así conocí a los Kichwa Otavalo y pude acercarme más a los mexicanos a través de su cocina y gracias a Yuri de Gortari y Edmundo Escamilla. Por supuesto que continué y me fui a los libros y a la internet y redescubrí La raza cósmica de Vasconcelos y conocí el sitio Pensamiento y Cultura de Nuestra América.
No obstante la vergüenza continua.

P.D.: Martín tenía razón. La fotografía de Chambi era de este post
Publicar un comentario