domingo, agosto 20, 2006

Canción de la muerte pequeña



Ayer fue la última noche de Monche, el fin del novenario como probablemente lo conozcan mejor algunos; también se cumplieron 70 años de la muerte de Lorca. Vaya a la memoria de ambos este poema que le tomo prestado a Federico y que siempre me ha conmovido

Canción de la muerte pequeña

Prado mortal de lunas
y sangre bajo tierra.
Prado de sangre vieja.

Luz de ayer y mañana.
Cielo mortal de hierba.
Luz y noche de arena.

Me encontré con la muerte.
Prado mortal de tierra.
Una muerte pequeña.

El perro en el tejado.
Sola mi mano izquierda
atravesaba montes sin fin
de flores secas.

Catedral de ceniza.
Luz y noche de arena.
Una muerte pequeña.

Una muerte y yo un hombre.
Un hombre solo, y ella
una muerte pequeña.

Prado mortal de luna.
La nieve gime y tiembla
por detrás de la puerta.

Un hombre, ¿y qué? Lo dicho.
Un hombre solo y ella.
Prado, amor, luz y arena.
Publicar un comentario