martes, marzo 21, 2006

Mi pie izquierdo

Nuevamente, cosa que no ocurría ya hace algunos años, mi pie izquierdo me hizo la parada. El esguince recrudeció luego de un partido de fútbol, en el que lo mejor fue que Daniel, a pesar de la diferencia de edad y tamaño, hizo dos goles. Producto del dolor Yolanda me inmovilizó el pie el domingo, pero en vista de que la molestia continuaba, me llevó al traumatólogo y éste dictaminó su sentencia de una semana de reposo y aún en contra de mi voluntad alcanzó a ponerme una férula (puesto que no permití un yeso). Que vaina.
Este ocio involuntario que me ha permitido reconciliarme con los libros y retomar algunos temas. El caso de este post es la controversia sobre las caricaturas de Mahoma que tanto revuelo han ocasionado. Publicadas originalmente por el periódico danés Jyllands-Posten, ya han dado la vuelta al mundo y han generado manifestaciones entre los musulmanes. Lo que a mi parecer no es más que una provocacion, se ha convertido en motivo de debate por la libertad de expresión.
A propósito de este caso recientemente leí, con gran sorpresa, un texto en la última edición de letras libres (en su nuevo y excelente formato blog), donde se desdice de la cultura musulmana basándose en la tan discutida libertad de expresión.
El redactor en jefe del Jyllands-Posten, en una ambigua carta de disculpas escribe:
La iniciativa de los 12 dibujos ha sido - quizás por malentendidos condicionados por la cultura - interpretada como una campaña contra los musulmanes en Dinamarca y en todo el mundo.
Esto lo rechazo categóricamente. Precisamente porque abogamos por la libertad religiosa y respetamos el derecho de cada individuo a practicar su religión, nunca ha estado en nuestro ánimo el ofender a nadie en su fe.

Nuestra cultura occidental, al parecer de algunos, nos otorga la estatura moral para criticar otras culturas y arremeter contra cuestiones que distamos siquiera de entender. En lo referente a las caricaturas, basados particularmente en una paranoia musulmana producto de un juicio que los califica (o más bien descalifica) como terroristas sin ninguna distinción, ni discusión posibles, somo capaces de dibujar a su profeta Mahoma e irrespetar sus preceptos religiosos. Claro que todo esto es sólo producto de un malentendido ocasionado por la cultura de ellos.
Parece que algunos siguen abogando por una moral universal.

Sobre la controversia:
Las caricaturas
The Mohammed affair - The Jyllands Posten (en español)
Humor Islámico - Letras libres
Caricaturas de Mahoma - Wikipedia
Publicar un comentario