lunes, diciembre 05, 2005

Dublineses


James Joyce - fotgrafía de Berenice Abott

Hace un tiempo le decía a Nostromo: cuando no se te ocurra nada para escribir en el blog, escribe de lo que estés leyendo. Es el caso de este post y la clara referencia del título al extraordinario libro de Joyce: Dublineses. Pero para hablar de Dublineses, en lugar de algún comentario feliz mío, dejo la palabra a Octavio Paz:
Una obra que dura —lo que llamamos: un clásico— es una obra que no cesa de producir nuevos significados. Las grandes obras se reproducen a sí mismas en sus distintos lectores y así cambian continuamente. De su capacidad de autoproducción se sigue la pluralidad de significados y de ésta la multiplicidad de lecturas. Sólo hay una manera de leer las últimas noticias del diario pero hay muchas de leer a Cervantes
Publicar un comentario