miércoles, agosto 10, 2005

Oración pudorosa


El baño - Fernando Botero

Después de poco más de una semana de vacaciones y sin computador, pensé que iba a perder el hábito blogger. Hoy apenas me levanté, máquina al fin a punto, pensé en "postear" este fragmento del libro "La isla de la pasión" de Laura Restrepo (Alfaguara, 1989), que me recordó las historias de mi abuela y su pudor de inicios de siglo XX:

...Se burlaban de la gran sábana con un ojal abierto en el centro que Alicia usaría en su noche de bodas para que Ramón no la viera desnuda...
Las tres muy juntas, cómplices clandestinas, tapándose la boca para que no se escaparan las carcajadas, repitiendo, como si fuera un trabalenguas, las palabras que les enseñaban a las novias en la pláticas de preparación al matrimonio, esto que hacemos, Santo Señor, no es por vicio ni por forinicio, sino por hacer un hijo en tu santo servicio - a ver quien podía decirlo más rápido -, por hacer un servicio en tu santo fornicio. El santo vicio de tu santo hijo. Vinicio, fornijo, santo sernijio.
Publicar un comentario