viernes, abril 22, 2005

Pachamama



Los mitos cosmogónicos nos cuentan del origen del mundo, forman parte fundamental de todas las culturas y llegan a ser modelo de todos lo demás mitos. Los más importantes mitos de la creación nos hablan de la tierra como madre engendradora, de una mujer embarazada, o de la creación gracias a que se consuma el matrimonio entre el cielo y la tierra. El huevo cósmico del que emergen los primeros seres humanos se encuentran en muchos mitos hindúes, africanos, griegos y chinos, el huevo es el elemento potencial de toda vida y a veces, como en el mito del pueblo dogon del oeste africano, es definido como la placenta del mundo.

Pachamama para los Quechuas es la madre tierra, Pacha es universo, mundo, tiempo, lugar mientras que Mama es madre. La pacha mama es un dios femenino, Pachamama madura los frutos, multiplica el ganado, evita heladas y plagas, da suerte en la caza.

“La Madre más celebrada del Amazonas es Manícy, la Madre de la Yuca Amarga. En segundo lugar se venera a Amanácy, Madre de las lluvias y diosa del arcoiris. El papel de Manícy consiste en vitalizar las estacas ya plantadas de mandioca (yuca), por medio de su dulcísima mirada” (Antolínez). Todos estos mitos revelan la importancia que nuestros antepasados daban a su medio ambiente, su casi perfecta relación con la naturaleza y la devoción que sentían por la madre tierra.

Cualquiera que sea el nombre que le demos Pachamama, Manícy, Gea, Tierra, sigue y seguirá siendo nuestra madre, pequeña, frágil, hermosa, dulce y única. La atención por el medio ambiente debe ser parte de la conciencia universal, la idea de proteger nuestro entorno ya no debe ser dominio de unos cuantos conservacionistas sino del hombre como ser integral, universal.
Publicar un comentario