lunes, abril 18, 2005

La hija del Papa



Lucrecia. Su apellido era Borja pero la italianización lo convirtió en Borgia. Nació, según algunos historiadores, un día como hoy en Roma en el año de 1480, en el desdichado seno de una de las familias más controvertidas y poderosas del Renacimiento. Acusada de asesinato, crueldad, incesto fue objeto de manipulación de su padre el cardenal Rodrigo Borgia posteriomente Papa Alejandro VI y de su hermano el temible César Borgia. Fue obligada por su padre a casarse a la edad de los 13 años por motivos políticos con Giovanni Sforza. Matrimonio este que fue anulado por el propio Alejandro VI bajo cargos de impotencia del marido. Lucrecia se internó en un convento donde tuvo un hijo a quien su Padre tomó y presentó como hijo de su hermano César y una mujer desconocida. Luego casa con Alfonso de Aragón, príncipe de Bisceglie, a quien César Borgia asesinaría en 1500 para congraciarse con el Rey Luis XII de Francia. Finalmente se unió a Alfonso I, duque de Este, quien en 1505 heredó el ducado de Ferrara. Lucrecia, Duquesa de Ferrara, estableció una corte en esa ciudad en la que se daban cita los artistas, escritores y eruditos más famosos de la época y donde también se dice mantuvo un romance con el poeta Pietro Bembo. De acuerdo con algunos historiadores no existen pruebas de los delitos y vicios que se le endilgan, Lucrecia Borgia para muchos fue solo una bella princesa, generosa y culta, amante del arte utilizada por su padre y hermano por motivos políticos.
Publicar un comentario