domingo, abril 24, 2005

Del Santo Oficio y otros Demonios


La Crucifixión y El Juicio Final - Jan Van Eyck

El ex Santo Oficio fue una especie de "evolución", cambio de nombre incluido, de lo que antes fue la Inquisición encargada más de desórdenes y acusasiones públicas de herejía principalmente contra gente del mismo pueblo. El Santo Oficio nació para efectos más académicos ocupándose de escritos de teólogos y eclesiastas destacados. Fue así que se ocupó, en todo el sentido de la palabra, de los escritores de tales textos persiguiéndolos y castigándolos. En 1559 produjeron el primer Indice de Libros Prohibidos, una lista de libros considerados amenazantes para la fe y la moral, so pena de excomunión para sus lectores. No fue sino hasta el año de 1966 que se retira el Indice y se cambia el nombre de Santo Oficio por "Congregación para la Doctrina de la Fe", misma que desde 1981 dirigió diligentemente el Cardenal Joseph Ratzinger.

Benedicto XV, Giacomo della Chiesa, fue un pacifista en los tiempos de la primera guerra mundial y promulgador del Derecho Canónico. El ahora Benedicto de XVI se encargó de dar una primera homilía que pareció llena de "humildad" y "buenas intenciones". En sus palabras del via crucis de este año ya había dicho: “lo que tiene que sufrir Cristo por la suciedad que hay en su Iglesia, en la que se abusa de su palabra". La Iglesia católica definitivamente es experta en el enmascaramiento y el engaño.

Más de Benedicto XVI:
Artículos de Joseph Ratzinger
Ratzinger o el discreto triunfo de la Inquisición
Publicar un comentario