jueves, febrero 03, 2005

Mad Blake


El fantasma de una pulga - William Blake

Ayer revisaba algunas imágenes y reencontré a Wiliam Blake, esta vez como pintor y dibujante. Aunque no es su mejor obra complementa su extraordinaria poesía, él mismo ilustró buena parte de su literatura. William Blake nació en Londres en 1757 y nunca salío de su ciudad, pero recorrió el mundo montado sobre sus ángeles y sus arcángeles, con quines aseguraba conversar a diario. Creó su propia mitología y en ella recreó personajes como Orc (Anagrama) el arquetipo del Rebelde ("Lover of wil Rebellion, and transgressor of God's Law" según Blake). Borges, quien compartió al tigre con Blake, dice de su poesía completa: "Recorrió las llanuras de ardiente arena, los montes de fuego macizo, los árboles del mal y el país de tejidos laberintos". El Loco, como le llamaban sus detractores, murió en el verano de 1827. Borges también dijo: "William Blake es uno de los hombres más extraños de la literatura".

Transcribo parte de sus "proverbios del infierno", toda una visión para su tiempo:

PROVERBIOS DEL INFIERNO

En tiempos de siembra aprende, en tiempos de cosecha enseña
y en el invierno goza.

Conduce tu carro y tu arado sobre los huesos de los muertos.

La senda del exceso lleva al palacio de la sabiduría.

La prudencia es una fea y rica solterona cortejada por la incapacidad.

Quien desea y no actúa engendra la plaga.

El gusano perdona al arado que lo corta.

El necio no ve el mismo árbol que ve el sabio.

Aquel cuyo rostro no irradia luz nunca será estrella.

La eternidad está enamorada de las creaciones del tiempo.

Las horas de la locura las mide el reloj, pero ningún reloj puede medir las horas de la sabiduría.

En años de escasez, usa número, peso y medida.

No hay pájaro que vuele demasiado alto si lo hace con sus propias alas.

El acto más sublime consiste en poner a otro delante de ti.

Si el necio persistiera en sus necedades llegaría a sabio.

La necedad es el atuendo de la bellaquería, la vergüenza es el atuendo del orgullo.

Las prisiones se construyen con piedras de Ley; los burdeles con ladrillos de religión.

La desnudez de la mujer es obra de Dios.

El rugir de los leones, el aullido de los lobos, el oleaje furioso del mar huracanado y la espada destructora, son porciones de la eternidad demasiado grandes para que las aprecie el ojo humano.

El zorro condena a la trampa, no a sí mismo.

Lo que hoy está probado, en su momento era sólo algo imaginado.

La rata, el ratón, el zorro y el conejo vigilan las raíces; el león, el tigre, el caballo y el elefante vigilan los frutos.

La cisterna contiene; el manantial rebosa.

Si estás siempre listo a expresar tu opinión, el vil te evitará.

Todo lo que es creíble, es una imagen de la verdad.

Piensa por la mañana, actúa a mediodía, come al anochecer y duerme por la noche.

Los tigres de la ira son más razonables que los caballos de la instrucción.

Del agua estancada espera veneno.

Los ojos del fuego, las narices del aire, la boca del agua las barbas de la tierra.

Cuando ves un águila, ves una porción de Genio: ¡Alza la cabeza!

Crear una florecilla es labor de siglos.

El mejor vino es el más añejo; la mejor agua, la más nueva.

La cabeza lo Sublime; el corazón, lo patético; los genitales, la Belleza; manos y pies la Proporción.

La exuberancia es belleza.

El perfeccionamiento traza caminos rectos; pero los torcidos y sin perfeccionar son los caminos del Genio.

Donde no está el hombre, la naturaleza es estéril.

La verdad nunca puede decirse de modo que sea comprendida sin ser creída.

¡Suficiente! o demasiado.

William Blake Online
Sombras errantes: William Blake
Publicar un comentario