miércoles, diciembre 01, 2004

Bienvenida


Pierre Auguste Renoir - Muchacha dormida

Debo aguardar paciente para dar la bienvenida a Yolanda. De momento le cedo mi brazo cuando quiere caminar, acudo presuroso cuando llama, le doy de comer en la boca como a un bebé. Hoy será un día de sombras, de penunbras, solo un día. Por las noches, antes de hoy, ella torpemente y a tientas buscaba sus anteojos, se guiaba con sus manos pequeñas y suaves mientras yo la observaba callado y apesadumbrado. Pero mañana, y luego de 36 años de ver solo contornos borrosos y a medias, le daré la bienvenida a la luz y las formas hermosas del mundo.
Publicar un comentario