jueves, julio 29, 2004

Destino



Estoy desnudo ante el agua inmóvil. He dejado mi ropa en el
silencio de las últimas ramas.

Esto era el destino:

llegar al borde y tener miedo de la quietud del agua.

Antonio Gamoneda
Publicar un comentario